Escuela de Historia USAC a

 

 

 

BIENVENIDOS CICLO 2,014

Estela Maya en edificio S-1

La Escuela de Historia nació como unidad académica independiente en agosto de 1974, después de su separación del Departamento de Historia de la Facultad de Humanidades.

Su creación estuvo ligada a aspiraciones académicas tendientes a superar la enseñanza tradicional de la Historia y las Ciencias Sociales. Ello se percibió con la lección inaugural de febrero de 1975 cuando oficialmente dieron inicio sus labores académicas.

En aquel momento, además de la licenciatura en Historia que se impartía desde la Facultad de Humanidades, se implementaron las licenciaturas de Antropología y Arqueología.

Aunque ya existía una unidad de investigación, por diversas razones, principalmente por falta de presupuesto, tuvo un largo periodo de inactividad. Fue hasta el año de 1986 cuando se logró el funcionamiento del Instituto de Investigaciones Historicas, Antropológicas y Arqueológicas.

Entrada principal edificio S-1

Las actividades académicas iniciaron de acuerdo al plan de estudios denominado “Plan 75”, que estuvo vigente de 1975 a 1978 y fue parcialmente modificado por el proceso de reestructura de las carreras durante el primer semestre de 1978.

En el caso de las carreras de Antropología y Arqueología por ser nuevas, no sufrieron mayores modificaciones, aunque por medio de procesos internos se realizaron readecuaciones a sus pensa de estudios.

Luchas estudiantiles de finales de 1977 y principios de 1978 condujeron a un proceso de reestructura de la carrera de Historia. Se cuestionaba el enfoque y orientación que se daba a sus estudios, que se veían como una prolongación de la formación impulsada en el antiguo departamento de Historia, en especial, falta de sustentación teórica y metodológica en la enseñanza de la Historia y las Ciencias Sociales.

En febrero de 1978 se convocó a un Congreso de Reestructura que dio como resultado la creación de un nuevo pensum de Estudios, para la carrera de Historia. El mismo se implementó en forma inmediata, poniéndose en vigencia a partir del ciclo académico de 1979.

El nuevo pensum rompió con el esquema anterior, en tanto, se fundamentó en el materialismo histórico. Sin embargo, la orientación científica de esa concepción no fue debidamente fundamentada y desarrollada, a la vez que se redujo al mínimo el estudio e implementación de otras corrientes del pensamiento histórico.

Como producto del proceso de 1978, la dirigencia de la AEAAH (Asociación de Estudiantes de Antropología, Arqueología e historia) y el Área de Educación y Filosofía que existía en ese entonces, propusieron la realización del Primer Encuentro Nacional de Profesores y Estudiantes de Estudios Sociales, el cual se realizó en las instalaciones de la Escuela de Historia, durante el primer semestre de 1979.

Otra Estela Maya, edificio S-1

Dicho encuentro tuvo como objetivo principal discutir la problemática de la enseñanza-aprendizaje de los Estudios Sociales, en la educación media del país y proponer soluciones para resolverla. Entre las propuestas destacan: la creación de un nuevo plan de estudios para el nivel medio, profesionalizar a los maestros en servicio y reorientar el enfoque en la enseñanza de la Historia y las Ciencias Sociales.

El encuentro fue un éxito.  La Escuela de Historia contó con el apoyo de las autoridades de nuestra Universidad y el Ministerio de Educación, contándose por primera vez, con la participación de representantes estudiantiles y profesores de la mayoría de establecimientos públicos y privados del nivel medio del país.
 

Como producto de ese primer encuentro, se elaboró una propuesta de plan de estudios para la enseñanza de los Estudios Sociales en el nivel medio, que se complementaba con un plan de profesionalización para profesores de Estudios Sociales en servicio, para la cual se diseñó la propuesta respectiva; encargando a la  Escuela de Historia su planificación y ejecución.

La coyuntura política que se vivió en esos años, no permitió la implementación del proyecto original, pero se puso en marcha el plan de profesionalización a partir del ciclo académico de 1980, lo que dio origen al Plan Sabatino de Profesorado de Enseñanza Media en Historia y Ciencias Sociales.

El Plan Sabatino de Profesorado se ha convertido en una de las carreras más importantes de la Escuela de Historia. Sus egresados son demandados por los empleadores del sector público y privado. Además se ha constituido en un medio de retroalimentación de las carreras del plan diario en el ámbito de licenciaturas.

Desde el hemos asumido el reto por transformar la enseñanza de la historia y ciencias sociales del sistema educativo nacional, de cursos aburridos que se tienen como inútiles a otros con características distintas, dinámicos, en donde el estudiante se comprenda como sujeto y pueda explicar su sociedad. 

Entrada principal edificio S-1Durante la década de 1980 a 1990, se realizaron procesos de reestructura en las carreras de Antropología y Arqueología, mismos que estuvieron enmarcados en el proceso general de Reestructura que en ese momento impulsaba la Asociación de Estudiantes Universitarios Oliverio Castañeda De León a nivel de la USAC.

Estas carreras se vieron influenciadas por el movimiento estudiantil, logrando realizar algunos cambios curriculares que reorientaron su organización interna y modificaciones a los pensa de estudios; en los que se lograron avances, principalmente en la carrera de Antropología, donde se logró establecer el perfil del antropólogo y cambios en su red curricular.

En el año de 1998 el Consejo Superior Universitario aprobó la carrera de Técnico Universitario en Archivos, plan sabatino, iniciado la primera promoción en enero del año siguiente (1999). Con ello la Escuela de Historia reiteraba su compromiso con la recuperación de los acervos culturales del país, en particular, recuperación de la memoria histórica y acervos documentales.

La Escuela de Historia es en la actualidad la unidad académica rectora de los estudios de  Licenciatura en Historia, Antropología, Arqueología, así como la carrera de Profesorado en Historia y Ciencias Sociales y Técnico Universitario en Archivos.

Los profesionales egresados se han convertido en un soporte fundamental, para la investigación, docencia, preservación y difusión de la Historia, Antropología y Arqueología. Muchos de ellos ocupan cargos importantes dentro de las unidades académicas de la Universidad de San Carlos de Guatmeala, y universidades privadas del país. También han destacado en instituciones no universitarias dedicadas al estudio y promoción de la historia y Ciencias Sociales.

Trabajamos en la reestructura de nuestra Escuela, con el propósito de actualizar nuestras carreras a los nuevos tiempos y desarrollos de nuestras disciplinas científicas. Concientes de que la historia real, esa que construimos en nuestra vida cotidiana, se presenta, a los que como profesión escogimos estudiarla, en su complejidad. Una evolución con retrocesos, saltos, cambios de nivel y apertura de caminos. Ello, nos obliga a observar procesos en sus distintos ritmos de duración, con objetividad y rigor científico, características que se obtienen a instancias de una correcta formación académica.

Así, en el amanecer del nuevo milenio trabajamos por procurar una mejor Escuela, comprometidos con la academia y con nuestro pueblo.